El arma del ayer

De Karl R. Bartlett

…entonces fue así como sucedió, el amante marchitó los recuerdos y los guardó en el baúl junto a su arma azul.

Arma de magia, tecnología y ciencia, receta inteligente y épica, luchaste a un nivel micro, imponiendo un orden natural.

Cumpliste tu labor en el abismo mental, donde hace eco la voz, una y otra vez, lejos de lo real, al interior del cráneo, libraste una batalla molecular con bajas en el amor y la amistad.

Aquellos días, que no se deben olvidar, era imposible dejar de imaginar y empezar a razonar, ese paisaje neuronal fue morada de mis pensamientos.

Refugiadas bajo tormentas eléctricas yacían perturbadas mis emociones, una guerra de desgaste, compleja y oscura, mas la victoria llegó, arma azul.

Cuándo te volveré a necesitar, espérame en el baúl, soplan vientos de ansiedad, se sienten pasos de tristeza y se cubre el cielo con el manto siniestro de la maldad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s