Dejavú

De “Sobreviviendo a ti”, Wattpad.

https://www.wattpad.com/story/124207741-sobreviviendo-a-ti

Que todo tiene un porqué en la vida, de eso no me convencería ni con pisco en las venas. Esa sensación, cómo la llaman, dejavú, es una falla en la memoria. Todos los que tienen esos “mágicos” dejavú tienen algún desorden neuronal.

Quizás yo tengo un desorden, me han sucedido en los últimos dos años. Solía pensar que estaba en el camino correcto, cada vez que tenía un dejavú, grandioso estoy cumpliendo mi destino, solía pensar.

Eso es para la gente común, un porqué, un destino. Yo estoy ahora parado en esta silla, con la hebilla de la correa apretando mi tráquea y no se me viene ni un maldito dejavú.

Dejé la ventana abierta para escuchar por última vez a esta ciudad ruidosa. Insufrible. Sirenas de policía, carros de bomberos, taxistas neuróticos, tantas personas viviendo sin tiempo, sin poder pensar en la última vez que tuvieron un dejavú.

No se dan un respiro para entender mejor el momento que están viviendo, para pensar si están encaminados o si tienen un problema en el cerebro.

Recuerdo bien aquel primer dejavú. La vi sentada en la plaza leyendo un diario. Qué clase de mujer lee el periódico sentada sola en la banca de una plaza. Nunca antes había visto a una mujer leyendo las noticias en un lugar tan expuesto. Sus piernas y sus uñas rojas, más el dejavú, me golpearon como una descarga eléctrica, justo aquí en el cuello.

Una mujer ejecutiva, comunicadora de profesión, trabajaba en un ministerio. Mi destino sería ella. Hasta cierto punto lo fue o no estaría sobre esta silla. Entonces, por qué no siento que esto ya lo viví.

Como voy a sentir que ya viví mi propia muerte. Un momento, todavía no estoy muerto. Solo estoy a un salto de dejar mi vida atrás, de no saber más de ella, ni de pensarla, ni de llamarla. Un acosador, mi destino fue ser su acosador.

Qué clase de Dios trae al mundo a alguien para ser un acosador. He sido un acosador en los últimos dos años. No lo creo. No recibí un sueldo por ser acosador. Ser un vendedor de seguros acosador fue mi destino. No hay mejor ejemplo que mi patética vida para saber que la vida no tiene un porqué.

Resistirá la correa todo mi peso, moriré de manera instantánea, se romperá mi cuello o me asfixiaré durante varios minutos. Esas son las cosas en las que debo pensar. No otra vez en esa mujer.

Si la correa me da segundos más de vida, será lamentable recordar estos dos últimos años. Eso es lo más probable, que mi muerte sea lenta y piense en lo hecho a esa pobre mujer. Que se me rompa el cuello. Debo cambiar la correa por un cable de metal. Mejor saltar por la ventana. No. Jamás, que los vecinos vean mi cuerpo destrozado al pie del edificio, jamás. Nunca pagará el mantenimiento, eso dirán. Claro, él se mató, porque  estaba asegurado. Ningún seguro te cubre un suicidio.

Sí tengo un seguro de vida, lo pagué puntualmente. Me lo descontaban los usureros de la empresa donde trabajo. El ruido de los autos, pero como no lo pensé antes, me aventaré a la avenida para ser arrollado.

Debo zafarme de esto con cuidado. No puedo. Gritaré para que vengan a ayudarme, pero sabrán que he tratado de matarme y no me darán el seguro, investigarán y sabrán que era un hombre sin ninguna oportunidad de recorrer esta vida hasta el final de manera digna. Y para qué quiere dinero un hombre muerto.

Un paso eso es todo, vamos, ahí voy. Que sea rápido, por favor. No quiero ponerme a pensar en lo que hice, ya empecé a pensar en eso de nuevo. Debo salir de la silla ya.

Una carta de suicidio, no escribí ninguna. Papel, en mi bolsillo tengo una libreta de notas, aquí está mi lapicero, también. Dice así, me dictaré en voz alta, como desdoblado, fuera de este cuerpo, que pronto dejará de existir.

“Escojo esta solución, no por ser cobarde, pues se requiere de mucho valor para estar aquí parado con la correa apretando el cuello. Sí, reconozco que esta decisión parece extrema, pero no lo es para mí, pues se que no tengo ningún destino y no hay un porqué real ni suficiente en la vida de una persona que la obligue a seguir hasta el final, cuando lo que realmente quiere es descansar en paz. En paz con uno mismo. No me preocupa irme al infierno ni tampoco al cielo, tan solo quiero dejar este lugar que me desespera y aburre hasta la enfermedad. Debo aclarar que lo hago sin ser un enfermo mental, ni mucho menos, bajo los efectos de algún médicamente ni droga alguna. Jamás me gustaron esas cosas. Pronto los policías sabrán que yo cometí ese horrendo crimen. Ellos serán los primeros en  encontrar mi cuerpo y, en estas líneas, mi espíritu. Me gustaría poder convencerlos de que no sufro de psicopatía y que no soy un asesino desalmado, pues este suicidio viene acompañado de un sentimiento de culpa que me atormenta a cada instante. Fueron estos dejavú que vinieron  a mi uno tras de otro, para convencerme de que estaba en lo correcto, cada acción era afirmada por una de éstas fallas en mi memoria. Ahora comprendo así la naturaleza de un dejavú. Soy un hombre con un cerebro dañado, no fui predestinado a salvar de esta vida a esa bella e inocente mujer. Lo lamento”.

Dejaré la libreta de notas en el suelo. Como pude confundirme así. Oh no otro dejavú, antes ya he dejado caer la libreta de esa manera, la forma como cayó, los objetos en el cuarto, los sonidos que acaban de ingresar al dormitorio, esa sensación en mi garganta y la intensidad de la luz. Esto ya lo he vivido. Es mi destino morir así. No, solo fallas en mi memoria y nada más. Haberme corregido en eso, ya lo pensé. Las patas de la silla se rompen y muero lentamente. Ahora tengo algo de tiempo para afirmar que así debió ocurrir, así he de morir.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s